martes, 13 de enero de 2009

artilugios







breve descripción de los alumnos.

Elaboramos un horario por el que me dedicaría por entero a dos alumnos de los seis que tenemos. Os cuento por encima un poco de cada uno de ellos.
C. tiene tres años y usa audífonos. Tiene un pronóstico muy bueno. Habla y poco a poco va construyendo frases. Sale al aula de logopedia en tiempos de media hora. Costó una semana conseguir que saliera de clase con la logopeda. Y al principio lo hacía acompañado de otro alumno de su grupo.
Mr. tiene seis años y está en el último curso de infantil. Tiene un implante coclear. Es tímida y miedosa, pero también va siguiendo el ritmo de su clase. Su tutora utiliza una emisora FM Sennheiser.
Ml. está en primero de primaria y también tiene seis años. En este curso se enfrenta a la lectoescritura, al cálculo,... a la Primaria. Sigue la clase con total normalidad. Tiene un implante coclear que revisa en Granada, y su seño también usa emisora FM Sennheiser.
T. cursa tercero. Tiene nueve años. Además de su sordera, presenta disfasia. Está implantada, y en su clase se usa una emisora FM Phonak. Sus niveles de comprensión se hallan estancados. Lee y escribe, pero sin entender lo que dice en el papel.
A. está en 4º. Tiene diez años. Usa audífonos y emisora Phonak.
J.C. está en 5º y tiene once años. Al igual que A., usa audífonos y emisora Phonak.

viernes, 9 de enero de 2009

desde el principio

Empecé a escribir de cualquier manera y la información aparece muy desorganizada, así que comenzaré por el principio.
Llegué a mi centro el 15 de septiembre (soy interina). Pensaba que trabaría como logopeda, durante un curso entero, con una clase propia (el año anterior era itinerante en cuatro centros y nunca tuve un aula) que poder decorar según los niños, sus patologías, etc. Tenía montones de ideas preconcebidas y, como siempre, se fueron al garete antes del primer recreo.
No lo digo con frustración. En cada centro en el que estado mis esquemas previos se han caido nada más llegar, y este no iba a ser menos. Está claro que lo mejor es esperar a ver qué se encuentra una en su nuevo destino, y ya está.
Pues bien, que me enredo. Me econtré con que en el colegio ya había una logopeda. Que el centro era de atención preferente a alumnado sordo. Que habían solicitado un maestro de apoyo a esos niños (que pensaba yo que hablarían LSE), para ayudarles en clase. Y me mandaron a mí que, casualmente, soy logopeda. Pero eso no era requisito indispensable. Me encontré también con que los apoyos se hacían dentro del aula: los niños no se sacan a menos que sean casos muy concretos. También supe que no hay maestra de PT, ni la quieren. Con los apoyos de los maestros parecía ser suficiente... ay, cuántas cosas por aprender!
Y, bajo las directrices de la logopeda, me puse manos a la obra.

miércoles, 7 de enero de 2009

Un diario

Hola a todo aquel que pueda leer esto algún día.
Inauguré este blog en diciembre, pero no he llegado a publicar nada aún, por falta de tiempo y de medios. Esto va para largo, así que mientras, lo voy a usar de diario de clase, ya que en el primer trimestre casi no pude escribir sobre mi trabajo y los avances de mis alumnos.
Este año no trabajo como logopeda, sino como apoyo al lenguaje oral dentro de clase con niños sordos.
Estoy en un centro, en Triana, de atención preferente a niños sordos. Tenemos 6 niños de diferentes edades. La otra logopeda, atiende a cuatro, y yo a dos.
Uno de ellos está en 4º. Le voy a llamar A. Otro está en 5º. Él es J.C. A veces también entro en la clase de T., una niña de 3º, que además de implantada, es disfásica.
Con A. trabajo 14 horas semanales. Las restantes las dedico a J.C.
En el primer trimestre, A. se saturó bastante. Creo que le "costaba respirar", le agobiaba estar controlado por mi durante tantas horas, así que decidimos entre todas las compañeras que trabajamos con él, dejarlo un poco más libre, por eso algunas horas las he podido dedicar a T.

martes, 9 de diciembre de 2008

Primer día

Mi primera entrada viene cargada de pavor, y de ilusiones.
Voy a empezar un blog sobre mi trabajo. No soy la primera ni la última persona que lo hace, pero me da un poco de miedo no estar a la altura...
Os pido ayuda a todos y todas los y las logopedas y maestros/as del mundo.
Un saludo de la pequeña logopeda.